Energía Eléctrica

En Paraguay, el elevado excedente de energía eléctrica y las bajas tarifas al sector industrial pueden convertirse en elementos propulsores del desarrollo económico.

La posición energética de Paraguay en el Mercosur es extremadamente importante. Paraguay, con una generación de energía eléctrica de 53.715 GWh equivalente al 8,7% de la región, (Brasil genera el 71,3%, Argentina el 18,6%, y Uruguay el 1,5%) se constituye en el principal exportador de energía hidroeléctrica.

El superávit de energía eléctrica que mantiene Paraguay de aproximadamente 45.415 GWh permite a Brasil y Argentina compensar sus déficits de energía de 36.300 GWh y de
2.400 GWh, respectivamente. La magnitud del excedente de energía de Paraguay es inmensa en términos regionales. A nivel nacional su importancia es aún más significativa; el superávit representa 30 veces el consumo de energía eléctrica del sector industrial nacional.

Represa de Itaipú

En 1973, los técnicos recorrieron el río en barco realizando levantamientos y procurando el punto más indicado para la construcción de la represa de la Itaipú Binacional. El lugar fue seleccionado después de la ejecución de minuciosos estudios hidrográficos y sondeos geológicos con el apoyo de una balsa. En el corazón de la América del Sur, paraguayos y brasileños optaron por un tramo del río conocido como “Itaipú”, el cual, en el idioma tupi-guarani quiere decir “la piedra que canta”.

La construcción de la Itaipú Binacional – considerada como una “Labor de Hércules” por la revista “Popular Mechanics”, de los Estados Unidos – comenzó en 1974, con la llegada de las primeras máquinas al futuro sitio de las obras.

El 5 de noviembre de 1982, con el embalse ya formado, los presidentes del Paraguay, Alfredo Stroessner, y del Brasil, João Figueredo, accionan el mecanismo que levanta automáticamente a las 14 compuertas del vertedero, liberando al agua represada del Río Paraná y formalizando oficialmente la  inauguración de la hidroeléctrica más grande del mundo, al cabo de más de 50.000 horas de trabajo.

El sueño se transforma en energía. El primer giro mecánico de una turbina se lleva a cabo el 17 de diciembre de 1983. Finalmente, la Itaipú Binacional comienza a producir energía el 5 de mayo de 1984, cuando entra en operación la primera de las 20 unidades generadoras del proyecto. Las dieciocho unidades generadoras iniciales fueron instaladas en el espacio de siete años.

En el 2004, cuando completó 20 años de actividad, la central ya había generado suficiente energía para abastecer al mundo durante 36 días.

Mucho antes de la totalización de su proyecto, la Itaipú Binacional ya supera en más de 260.000 megawatts a la potencia instalada en la segunda mayor hidroeléctrica del mundo, la Central Guri, en Venezuela. El rendimiento de la Itaipú Binacional es excepcional, aún en comparación con las centrales del futuro. La central china de las Tres Gargantas tendrá una generación del orden de 85 mil millones de kilowatts-hora, o sea, 8,4 mil millones de kilowatts-hora menos que la producción máxima ya alcanzada por la Itaipú Binacional.

El récord histórico de producción de energía se realizó en 2008, con la generación de 94.684.781 megavatios por hora (MWh). El récord anterior fue en el año 2000, cuando Itaipu generó 93.427.598 MWh.

Itaipu produjo en 2011 un total de 92.245.539 megavatios hora (92,24 millones de MWh)

Represa de Yacyretá

La represa hidroeléctrica de Yacyretá-Apipé (del guaraní jasy retã, ‘tierra de la Luna’) es una central hidroeléctrica construida sobre los saltos de Yacyretá-Apipé en el río Paraná, en la provincia de Corrienes Argentina y el departamento Misiones Paraguay.
El equipo de la central tiene una potencia instalada total de 3200 MW, y una Línea de cota de 83 metros sobre el nivel del mar, existiendo un proyecto de ampliación que permitiría incrementar esta capacidad casi al doble. Abastece el 22% de la demanda de electricidad argentina y genera el 60%1 de la energía hidroeléctrica del país.
Pese a sus prestaciones, el proyecto de la represa fue objeto constante de críticas durante su planeamiento y construcción, tanto por las consecuencias ecológicas que produjo —entre ellas el anegamiento de un bioma prácticamente único, que condujo a la extinción de numerosas especies endémicas— como por la gestión del emprendimiento, cuyo presupuesto original se excedió varias veces hasta alcanzar los 11.500 millones de dólares y dio origen a múltiples denuncias de corrupción.A través de cada turbina pueden pasar 2630 millones de litros de agua por hora, o sea que por las 20 turbinas de Yacyretá puede pasar cada hora el equivalente al consumo de agua potable de 13 días de la ciudad de Asunción (capital del Paraguay) o de 2 días de la ciudad de Buenos Aires. La represa fue inaugurada el 7 de julio de 1998 por los Presidentes de Argentina Carlos Menem y su par de Paraguay Juan Carlos Wasmosy, día en que se pusieron por primera vez en función las 20 turbinas programadas. La Producción Bruta Anual de la Central saltó de 12.149 GWh a 16.7382 GWh durante el período 2004-2009, lo que significó un crecimiento de la misma en un 37,7%.

Represa de Acaray

La Central Hidroeléctrica Acaray, (del guaraní Akaray),oficialmente Represa Acaray administrada por la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) de Paraguay tiene represado al río Acaray.

La cota de la represa es de 185.3 metros y aguas abajo es de cota 115 metros.La represa de Acaray, se ubica al margen de la supercarretera de Itaipu, en Ciudad del Este y genera normalmente 210 megavatios, con sus 4 turbinas que lanzan 56 metros cúbicos de agua por segundo, actualmente, está generando unos 150 MgWh. La ANDE ya está vendiendo unos 40 megavatios hora a la empresa Copel, del Estado de Paraná, Brasil y en la actualidad existen negociaciones para vender a Chile y Uruguay.La represa Acaray I, ubicada a unos 1.000 metros de Acaray II, también tiene en funcionamiento dos grupos generadores de 64 KVA; Acaray II, a pesar de trabajar día y noche, produce mucho menos de su capacidad inicial de producción (70 KVA)

El Acaray ha tenido problemas técnicos y de infraestructura debido al tiempo transcurrido desde que entró en actividad hace más de 30 años.

El Gobierno nacional mantiene varios proyectos para potenciar la energía de la citada represa que ciertos técnicos ya la califican de obsoleta. En el 2006 se invirtió alrededor de US$ 13 millones en las obras de mejoramiento y repotenciación de la represa, el objetivo del proyecto apunta a dejar el Acaray II en un estado físico y técnico que le permita unos 25 a 30 años más de uso, con lo que quedará solucionado en parte el déficit de potencia energética que se arrastra especialmente en las horas pico, según ANDE.