“Hay empresarios que no quieren ajustarse a normas de la hidrovía”

“Hay empresarios que no quieren ajustarse a normas de la hidrovía”

Por Lucho Alvarenga

lucho@uhora.com.py

En charla amena en su oficina, rodeado de estantes abarrotados de libros, fotos de su época de presidente de la República con otros jefes de Estado y la intermitente presencia del único nieto, Ariel, de dos años, quien dejaba en evidencia “su poder” sobre el encantado abuelo, el actual embajador paraguayo ante la Argentina, Nicanor Duarte Frutos, sentó postura en esta entrevista sobre las denuncias del sector naviero contra su gestión en torno a las trabas argentinas. Afirma que defiende y está para defender la legalidad, seriedad y respeto a nuestro país, pese a la informalidad en que se desenvuelven ciertos empresarios navieros que lo descalifican.

–¿Hay o no trabas, abusos o atropellos, de parte de las autoridades argentinas como denuncia el sector naviero paraguayo?

–Yo creo que tenemos que poner las cosas sobre la mesa, sincerarnos sobre nuestras fortalezas y nuestras debilidades en el campo de la navegación y de la comercialización por la hidrovía. Cuando salgo a hablar de la necesidad de cumplir las normas para todos los países que utilizan la hidrovía, yo no estoy defendiendo a ningún país en particular ni estoy saliendo a favor de otra nación, sino que trato de preservar el sistema de legalidad y que Paraguay empiece a ser un país serio y con empresarios respetados y respetables, de modo que cuando nos sentemos en la mesa de negociación nos miren como iguales, nos estimen y no nos vean como los agentes residuales de viejas mafias en el comercio fronterizo, ya sea marítimo, fluvial o terrestre.

–¿Hay o no problemas?

–Hay problemas. Claro que el comercio bilateral o regional en un mundo proteccionista donde los países tratan de cuidar el equilibrio en la balanza comercial y jugar a favor de sus emprendedores o de sus industriales. Como dice un empresario, creo que iniciar un proceso de transparencia en Aduanas, de veracidad entre lo que dice el documento y lo que llevamos en las bodegas, si exigimos el cumplimiento de las normas, si evitamos la inseguridad, no estamos siendo antipatriotas, ni contrario a los intereses nacionales. Por el contrario, Paraguay siempre vivió el estigma de ser un país de contrabandistas, de piratas, de irresponsables y yo creo que es hora que el Gobierno, el presidente Cartes que está con este objetivo y los demás agentes involucrados, comprendamos que esa rotulación nos excluye de muchas inversiones y nos aleja de grandes emprendimientos que necesitamos para generar más empleos.

–Pero los sectores navieros aseguran que hay abusos en Argentina con medidas como exigir prácticos argentinos y el bloqueo de la navegación de los sindicatos.

–Lo que pasa es que los países buscan beneficiar a su fuerza laboral, a su economía y a su productividad. Cómo resolvemos estos conflictos va a depender de nuestra capacidad de diálogo y no de nuestra habilidad para insultar y descalificar. No solo estamos luchando para evitar el control riguroso y la exclusión de nuestros ríos de las embarcaciones que carecen todavía de doble fondo y de doble casco, que es una exigencia del derecho internacional para preservar nuestros recursos naturales y evitar la contaminación de los ríos. La gran mayoría de nuestras embarcaciones no tiene ni doble fondo ni doble casco y nos están pidiendo que hagamos todo lo que sea necesario para que se postergue y se postergue y se postergue. La legislación dice que cuando un argentino entra a territorio paraguayo debe adecuarse a nuestras normas y cuando se entra en aguas territoriales argentinas la embarcación o barcaza no puede superar más de 130 metros y nosotros llegamos hasta 300 y ya ha habido accidentes y muertes. Entonces, lo que dice la legislación argentina es que superando estas medidas hay que contratar prácticos argentinos, vaqueanos. Y todo eso nosotros estamos tirando para delante porque va a tener un costo adicional de 30 mil dólares.

–Es lo que se cuestiona…

–Y viene este Guillermo Ehrecke (empresario naviero que cuestionó duramente su gestión), que es un ordenanza de los viejos piratas de la hidrovía, secretario de las multinacionales y de los hermanos Pitufo López (poderosos empresarios navieros argentinos que manejan el negocio de los fletes en el Río de la Plata) hablando de legionarismo, porque él no tiene más de una barcaza y dos o tres embarcaciones. Entonces, ¿quién viene a perturbar una relación que estamos recuperando, que estamos rehaciendo desde el ascenso del presidente Cartes después de más de un año de abandono e interrupciones? Y perturban los empresarios que no quieren ajustarse a las normas y a las reglas y que quieren seguir estafando a la patria con fletes sobrefacturados, con barcazas que compran de Estados Unidos y de Corea, relegando a la industria astillera nacional que hoy está en crecimiento y con alta competitividad, y me van a hablar de patriotismo los que legitiman y actúan de esta manera.

En el final de la entrevista, Nicanor afirma que logró liberar gran parte de declaraciones juradas de importaciones por casi diez millones de dólares, la devolución de dólares a paraguayos “que perdieron esa plata violentando leyes argentinas y que son pruebas de que este gobierno está tratando de defender los intereses nacionales basado en relaciones diplomáticas serias y no en la virulencia verbal”.

Diario Última Hora, Edición impresa, Economía.

http://www.ultimahora.com/hay-empresarios-que-no-quieren-ajustarse-normas-la-hidrovia-n793192.html

Viernes 9 de mayo de 2014, 01:00