Paraguayos recuperan dinero

Paraguayos recuperan dinero

Abc

Paraguayos que se dedican a la importación de vehículos desde Iquique, Chile, empezaron desde hoy a recuperar el dinero que les fue irregularmente incautado por autoridades aduaneras de Jujuy, provincia Argentina, en el paso internacional de Jama.

A principios del mes de febrero, una denuncia alertaba sobre una situación sumamente alarmante que tenía como víctimas a ciudadanos paraguayos, quienes fueron retenidos en el paso Internacional de Jama, por autoridades aduaneras de Argentina, quienes les decomisaron las sumas de dinero en dólares que portaban para la compra de vehículos.

Entre los más de 30 casos reportados por el mismo incidente, se encuentran los denunciados a través de ABC Color, por la señora Daisy Amarilla de Chilavert y Cinthia Espíniola, quienes relataron las experiencias incómodas vividas por sus respectivos esposos.

La embajada paraguaya en argentina recibió la promesa verbal del ministro de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, de que todos los afectados recuperarían el dinero que les fue decomisado.

En la víspera, Éver Villalba, propietario de Villalba Motors, recibió una llamada en la cual se le informaba que podía pasar a retirar los 28.700 dólares, los cuales pertenecían tanto a él como a otros dos importadores que viajaban con él.

Al menos otros cuatro grupos de afectados recuperaron sus divisas este lunes.

A raíz de esta información, los demás importadores se acercaron hasta la dependencia aduanera en la fecha, donde se les prometió que desde el martes los demás, entre ellos Wilson Chilavert, les sería devuelto este martes, conforme explicó a nuestro medio Daisy Amarilla de Chilavert.

La señora Amarilla manifestó que durante todo este tiempo, desde el inicio del conflicto, perdieron bastante dinero intentando recuperar los 36.850 dólares, de forma irregular.

QUIEREN DESALENTAR EL TRABAJO

La reglamentación argentina expresa claramente que los viajantes pueden egresar del país con hasta 10.000 dólares por persona y no por vehículo, pretexto utilizado por las autoridades aduaneras para realizar los procedimientos irregulares que causaron enormes problemas y retrasos a los importadores paraguayos.

Con relación a este punto, la señora Amarilla de Chilavert refirió que a pesar de estar en regla, suceden este tipo de actitudes en las autoridades argentinas, en la que desafortunadamente caen muchos compatriotas, quienes por no hacer público los casos, llegan a perder importantes sumas de dinero, también por no animarse a denunciar.

De igual manera agradeció al consulado y la embajada paraguaya, quienes en todo momento los guiaron en los trámites e hicieron su parte del trabajo para que el final de esta historia sea diferente.

Para más información de los trámites en torno a casos similares, se pueden comunicar con el consulado paraguayo, al número +54 9 351 326 0901.

 

Argentina promete a Nicanor devolver los dólares secuestrados

Última Hora

El embajador en Buenos Aires hizo gestiones ante el titular del ente recaudador argentino, quien se comprometió a devolver los dólares que les fueron incautados a comerciantes paraguayos que iban a Iquique.

El embajador paraguayo en la Argentina, el ex presidente Nicanor Duarte Frutos, echó mano a su buen relacionamiento con el kichnerismo e intercedió ante el Gobierno del país vecino para buscar una solución al problema de los comerciantes paraguayos que fueron despojados de sus dólares en la aduana de Paso de Jama, provincia de Jujuy, puesto fronterizo con Chile.

Alfredo Porro, ministro de la Embajada y segundo de la legación paraguaya en Buenos Aires, confirmó a este diario que Nicanor hizo gestiones ante el presidente de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, hombre de confianza de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para hallar una salida al inconveniente suscitado con los comerciantes paraguayos que viajan por territorio argentino con destino a Iquique, Chile, para importar autos, repuestos u otro tipo de mercaderías.

“El embajador tiene el compromiso del presidente de la AFIP para la devolución de ese dinero y también para tener especial consideración hacia los paraguayos que transitan por esa zona de la Argentina con destino a Iquique”, expresó Porro. Agregó que en el transcurso de la semana próxima se podría concretar la devolución.

El diplomático explicó que en estos momentos en la Argentina existe mucho control con relación a las divisas y que la medida de la AFIP se inscribe en ese contexto.

Duarte Frutos fue nombrado embajador en Buenos Aires, precisamente, por el buen relacionamiento que logró con el ex presidente Néstor Kirchner, ya fallecido, y su esposa, la actual presidenta argentina.

Nicanor supo aprovechar así sus contactos ante una Cancillería que no mostró interés en reaccionar desde Asunción ante las denuncias que algunos comerciantes afectados formularon.

El caso salió a luz el martes pasado cuando dos importadores de autos y repuestos de Ciudad del Este y Villarrica, Ramón Cañete y Carlos Fleitas, respectivamente, se comunicaron con ÚH para denunciar que en la aduana de Jujuy, camino a Iquique, funcionarios de la AFIP les secuestraron los dólares que llevaban para efectuar sus compras.

Los de la AFIP alegaron que el 29 de enero pasado recibieron una nueva directiva que establece que se puede salir de Argentina portando hasta USD 10.000 dólares por vehículo y no por persona, como fue hasta enero pasado. Tanto Cañete como Fleitas iban en auto en compañía de otras personas que también viajaban para comprar, por lo que superaban los USD 10.000.

Luego de que se publicara la primera denuncia, surgieron numerosos casos de otros importadores que fueron a Iquique por territorio argentino y cuyos dólares también fueron secuestrados en Jujuy.

La incautación de dólares por parte de la AFIP tiene dudosa base legal, ya que en la página oficial del ente recaudador argentino se informa que todo viajero puede egresar del país portando hasta diez mil dólares y que este límite se computa por persona o tripulante, y no por auto, como alegaban en la aduana de Jujuy.